LA IMPORTANCIA DEL SUFRAGIO ELECTORAL

     El próximo 2 de julio se llevarán a cabo las primarias presidenciales, primer paso para el crucial ejercicio que significa la elección presidencial.

     ¿Qué son las primarias?

     Son elecciones contempladas en el sistema electoral chileno que sirven a los partidos políticos para la nominación de candidatos según la elección popular, lo cual se traduce en quienes pasarán a ser los definitivos candidatos a las elecciones del 19 de noviembre del presente año.

     ¿Quiénes pueden votar?

     Todas las personas habilitadas (ciudadanos) independientes o que militen en alguno de los partidos políticos participantes del proceso.

     En la cartola figurarán 5 candidatos, es decir, los de Frente Amplio (Sanchéz y Mayol) y Chile Vamos (Piñera, kast y Ossandón). Se debe votar por solo una alternativa, de lo contrario será nulo.

     Voto voluntario

     La ley 20.568 que regula la inscripción automática y abarca al servicio electoral fue modificada durante el gobierno de Sebastián Piñera y posteriormente aprobada por el congreso nacional. Así, se dictamina el voto voluntario, promulgado el 23 de enero del 2012.

     ¿Por qué votar?

     Es necesario votar porque la gente pide cambios estructurales y profundos en el gobierno del país. No basta con alzar la voz, no basta con manifestarse en las calles, es importante ejecutar el derecho democrático de votar por quién dirigirá al país en los próximos 4 años. Hay que llevar la protesta a la propuesta.

     El descontento ciudadano se visualiza día a día, existe una rabia insondable hacia la política y las elites producto de las colusiones y cohechos. La desconfianza y frustración hacia el poder gubernamental, quienes parecieran preocupados de preservar solo sus propios intereses, crean un rechazo que inhibe las ganas de participar en el sufragio electoral, lo que retrasa y/o estanca el cambio que todos desean.

     Votar es un acto de reafirmación sobre las convicciones y valores que promueven el poderío del pueblo, de la mayoría, y su decisión.

     Usted puede sufragar por el candidato de su preferencia, si no le convence ninguno, manifieste su descontento votando en blanco o anulando su ejercicio electoral, pero no deje en manos de unos pocos las decisiones que conciernen a todo un país.