ZONAS CONTIGUAS Y REPRESALIAS

      La resolución de la Subsecretaría de pesca (Resolución N° 1.783 del 24/08/2001) autoriza la operación de zonas contiguas, en donde los pescadores de la X región están autorizados a extraer recursos bentónicos en las zonas jurisdiccionales de la XI región.
Las zonas contiguas comprenden las 12 millas náuticas desde el borde externo del mar territorial. Es un área en la que el estado tiene la facultad de operar en cuanto a medidas de prevención y sanción, según regulaciones aduaneras, sanitarias o de inmigración.

      Este tratado se renueva cada seis años, y los pescadores de la región de Aysén deben decidir si permitir o denegar la extracción de productos por parte de los pescadores de Chiloé, por la misma cantidad de años y misma cantidad de recursos por extraer (6).

      El pasado 2 de mayo, los pescadores de la región decidieron no aceptar del todo el convenio debido a la sobreexplotación de los recursos marinos, por lo cual cambiaron las condiciones renovación del pacto cada tres años y sólo permitiendo la extracción de tres especies, luga roja, almeja y erizo.

      Debido a esta situación los hombres de mar de la región vecina mostraron su descontento, tomando represalias en contra de sus colegas ayseninos, afectándolos directamente con la vulneración de sus derechos en cuanto a movilización.
El pasado 7 de mayo, la barcaza se dirigía desde Melinka hacia Quellón, por ende los pescadores del lugar decidieron tomar el muelle y hacer barricadas en forma de protesta por la negativa respecto al tratado de zonas contiguas.
Ésto afectó y afecta tremendamente a la población de la XI región, puesto que el aislamiento es el principal obstáculo en su desarrollo y la única conexión con el continente es a través de la X región.

      El alcalde de Guaitecas, Cristian Alvarado Oyarzo se refirió al respecto afirmando, “Fue lamentable lo que sucedió. Desde hoy comenzamos a trabajar para que nuestro puerto definitivo sea Castro. Una lástima que no haya imperado el estado de derecho para nuestra gente”.

      Las fuerzas especiales se dirigieron al lugar del altercado y la barcaza Jacaf finalmente desembarcó en el puerto de  Castro.